La salud

el

El concepto de salud alude al estado de homeostasis (o estabilidad) de un organismo. De esta forma se trata del estado de bienestar que puede ser interpretado por uno mismo, si se está conforme con el estado en el que se encuentra; o bien en forma más científica, por un profesional de la salud. Este último caso estaría dado cuando un médico realiza una determinada serie de estudios que comprueban un buen estado de salud y la ausencia de anomalías o síntomas. De este modo puede concluirse que el término salud hace referencia al concepto totalmente opuesto de enfermedad o insania.

Por otra parte, la OMS (organización mundial de la salud), establece que el estado de salud implica el bienestar en otros aspectos como ser el mental y social, además del físico y la ausencia de enfermedad. A raíz de esta, podemos identificar dos grandes aspectos de la salud, el físico y el mental. Así como en el primero se da la conservación de los órganos, y  la preservación de las funciones orgánicas; en el caso del segundo, se trata de la preservación de las facultades mentales. Dentro de estas se encuentran: la capacidad de discernir, de comportarse en forma adecuada, de controlar las emociones y las conductas. En conclusión, la salud mental sería el bienestar psicológico, y por ende emocional del sujeto.

Por lo tanto, para que la salud pueda conservarse, debe darse la combinación de determinados factores que contribuyen al equilibrio del ser humano. Por ejemplo, un factor determinante en la salud tanto física como mental de un sujeto será el ambiente. Éste, interpretado no solo como el contexto físico en el cual el individuo desarrolla su vida, sino también como el entorno afectivo que lo rodea; debe interactuar en forma sana y segura con él para conservar su estado de salud.

Otro factor que influye en gran medida es la forma en la que el individuo desarrolle su vida; pero cabe aclarar que esta idea puede tomarse desde diferentes puntos de vista, y  que en todos los casos se trata de aspectos importantes y significativos.Uno de estos sería por ejemplo el modo en el que el sujeto se alimente, que la cantidad de proteínas, vitaminas y nutrientes que el organismo incorpore durante el día sea la adecuada, es indispensable para tener un cuerpo saludable. De la misma forma, la cantidad de ejercicio físico que el individuo haga, será un elemento fundamental para mantener la correcta oxigenación de la sangre, y por ende la de todos los órganos. Así como también, la cantidad de alcohol y fármacos que ingieran habitualmente, serán factores determinantes. Por supuesto que en cantidades medidas, ni una copa de vino ni un analgésico van a transformarnos en seres menos saludables; pero si es real que ante el exceso, (o el consumo innecesario en el caso de los medicamentos) de cualquiera de ambos, las consecuencias orgánicas son desfavorables.

Por otro lado, desde un punto de vista psicológico, también será determinante el tipo de vida emocional que el individuo lleve. De esta forma, una vida cotidiana plagada de nervios, estrés, angustia, temores, o enojos, entre otros; serán elementos generadores de constantes desequilibrios. Por el contrario, es fundamental mantener una vida tranquila, con preponderancia de emociones positivas como el amor, la amistad, la compañía; intentando mantener el menor nivel de estrés posible, otorgando un tiempo determinado a cada cosa para que se pueda disfrutar y no haya necesidad de apurarse.

Fuente: http://concepto.de/salud/#ixzz3GZT22Ej7

Para los alumnos:

–  Resumid el texto

–  Contestad a las siguientes preguntas:

    –  ¿Qué definición da la OMS de la salud?

    –  Qué factores determinan el estado de salud?